Archivo del sitio

Somos lo que escuchamos

Hace unos días tenía pensado escribir sobre la personalidad de quien escucha una música determinada. Es decir, si podemos ser algo muy distinto a lo que representa la música que escuchamos. Alguien que no puede pasar sin escuchar a Mozart, ¿Puede ser un asesino? ¿Tiene algo que ver una cosa con otra? ¿Hay ciertas canciones que incitan o inducen a actos criminales?

Debatiendo sobre esto me llega un artículo de la revista Muy Interesante que con el título “la música que escuchamos” analiza estudios que demuestran como somos en función de la música que escuchamos;

http://www.muyinteresante.es/ciencia/preguntas-respuestas/ila-musica-que-escuchamos-dice-mucho-de-nuestra-personalidad

La verdad es que ya no sé que creer, ¿Será esto verdad? Pero yo sigo pensando en la posibilidad de un asesino melómano, sensible, de excelente gusto musical. Incluso puede tener la misma música que yo.

No, no puede ser!

Hoy me ha tocado el blues y el jazz… pues ya sabes como soy.

 

Anuncios

Banda Sonora de la Semana

Cada uno ha seguido su evolución. Cada uno ha empezado de una forma distinta y ha seguido un camino diferente.

En mi caso, empecé con el pop, que me llevó al Beat, este al Rock’n’roll y, sin salir de este camino, se abrió una autopista con multitud de salidas; Rythm and Blues, FolkCountry, Rock, Hard Rock, Blues y Jazz.

A partir de eso todo fue más fácil… llegué a los compositores clásicos. Creo que la música clásica es muy poco conocida y valorada de forma muy diversa; unos la creen única  y otros la detestan porque no la entienden (¿culta y elitista?).

No estaría mal contactar con unos pequeños temas clásicos. Hay joyas que no podemos dejar que se pierdan por el público, dejándolas en ambientes selectos y minoritarios.

Listen and enjoy!

Comunicando mediante la música

Música inteligente