PAREJAS TORMENTOSAS Vínculos basados en el rencor


PAREJAS TORMENTOSAS  Vínculos basados en el rencor 

 

Hay quienes creen que las discusiones encienden el fuego de la pareja. Que limpian las asperezas o que renuevan el vínculo. Nada de eso es verdad. Lo único que logran las peleas es distanciar cada vez más a la pareja y, lo que es peor, ubicarte en una posición de ataque y defensa, absolutamente insana y estresante tanto para ti como para el otro.

Según Emilio Jorge Antognazza, psicólogo y autor del libro “Parejas tormentosas”, “no se puede amar a quien no se respeta. Sí, en cambio, puede haber respeto sin amor”.

Pero atención: dentro de su definición de parejas tormentosas no sólo entran aquellas que se tiran platos o se revolean alguna ropa. También se incluyen los vínculos que se basan en la persecución, la intolerancia, la abnegación, el hastío, la incomprensión y las exigencias.”Las parejas tormentosas forman un vínculo basado en el rencor y el desprecio mutuos. Ninguna de las partes puede perdonar a la otra persona que no sea como la imagen idealizada que se formó. Es como si quisieran casarse con un doble de ellos pero del sexo opuesto”.Es cierto que hay personalidades más irascibles que otras. “El estallido está relacionado con el bajo nivel de tolerancia a la frustración. Las parejas tormentosas son especialistas en frustrar al otro. Y cada frustración le demuestra al otro que su pareja está cada vez más lejos de lo que idealizó”, aclara el especialista.Según el psicólogo, la fórmula para estallar cada vez menos y ser menos irascible reside en un principio fundamental: “aceptar al otro tal como es o separarse de ese otro, justamente por lo que es”.

          Si bien es cierto que después de la lluvia siempre sale el sol, ¡quién no quisiera que todos los días fueran despejados! Y esto depende en gran parte de ti. Por lo que si tu pareja se está volviendo tormentosa, cuenta hasta diez y sigue al pie de la letra los puntos que escribió especialmente para ti Antognazza:

1. Acepta que el otro es como es. Si no te gusta cómo es tu pareja, tú eres el que tiene el problema, tú eres el que sufre porque el otro no se adapta a lo que tú quieres.

2. Reconoce lo que sientes y ponle un nombre a tu emoción: amor, alegría, enojo, tristeza, miedo. Cada sentimiento necesita ser expresado para que el otro sepa lo que te está pasando.

3. Pregúntate si realmente no amas a tu pareja o es que el resentimiento acumulado por tus frustraciones ha eclipsado el amor que todavía existe. Sé sincero contigo mismo.

4. Escucha los problemas de tu pareja. La comunicación empática es saber ponerse en el lugar del otro.

5. Evita dar consejos, sugerencias, puntos de vista, a menos que tu pareja lo solicite. Una buena comunicación, el saberse escuchado y comprendido, obra milagros.

6. Tómate un rato para el diálogo. Un interesante ejercicio para fomentar la comunicación es tomarse entre quince minutos a media hora, tres veces por semana, para, tranquilos, intercambiar información trascendente.  

7. Cuando le quieras comunicar algo a tu pareja reflexiona sobre si es el momento adecuado. Si decides hablarle, evalúa la forma en que vas a darle tu mensaje: ¿agresiva, imperativa, conciliadora, informativa, quejosa, suplicante o manipuladoramente?

8. Si hay una discusión jamás ataques a su familia. Los “pactos de lealtad” de tu pareja con su familia de origen son más fuertes que los que tiene contigo, simplemente por una razón de antigüedad.

9. Ten un proyecto compartido con tu pareja en donde ambos estén de acuerdo y que estimule el crecimiento de ambos. Hijos, casas, viajes, emprendimientos, diversión… La pareja debe enriquecerse con el proyecto compartido y no sólo uno de los integrantes.

10. Ten presente, siempre, que el respeto por el otro es trascendental. Acepta al otro tal como es, sin imponerle ni manipularlo para que sea como tú quieres que sea.

Atención: calmar la tormenta no significa tragársela. Todo lo contrario: quedarse con la bronca puede provocar una úlcera… y acabar con tu pareja. El asunto es cómo manifestar el enojo, cómo lograr expresar esa emoción para que el otro se entere de lo que te está pasando. De ti depende ahora que el pronóstico de aquí en más no anuncie una tormenta.

 

 

About these ads

Acerca de AVIEDMA

ESCUCHO MUSICA MIENTRAS VEO PASAR LA VIDA.

Publicado el 5 de abril de 2009 en EDUCACION, Salud y bienestar y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Hola!!…muy interesante esta entrada..a buena hora…imprimí dos copias para que cada uno de mis padres lo lea..a ver como les va. Porque son tormentosos a saco :@ !!!!

  2. Hola Arturo soy compeñera tuya de clase Carmen la chavala de pelo rizado, haber si me puedes hacer un favor y mandarme si puedes escaneado la ficha de evaluación del colaborador que dió está tarde María, a mi correo carmen_rey20@hotmail.com, creo que no tengo tu email por eso te lo dejo aquí escrito.Gracias y tienes un blog super interesante haber si tengo tiempo y lo miro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 115 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: